¿Qué es BananaBread?

Cómo hacemos las cosas

No somos una empresa de grandes inversionistas y líneas de producción con tecnología de punta. Somos emprendedoras, comenzamos en la cocina de nuestro apartamento. En el 2015 comenzamos un camino de panes que no crecieron en el horno y varios que se quemaron. Ahora somos expertas. Entendemos que el banano está vivo, tiene su propio ritmo, madura constantemente. Sabemos combinarlo con diferentes ingredientes y jugar con las recetas para crear nuevos productos.
Nosotras mismas somos la fuerza de ventas de Banana Bread. Tenemos una relación directa con nuestros clientes. A través de WhatsApp e Instagram resolvemos preguntas sobre los productos;

hablamos con las personas sobre sus cumpleaños y aniversarios; de vez en cuando les confesamos que la forma de la torta no quedó perfecta pero les garantizamos que el sabor nunca falla.
Durante estos años hemos hecho cientos de experimentos y probado incontables panes de banano. Cada uno ha sido un paso hacia la receta perfecta. Entendemos nuestros ingredientes, tenemos los mejores proveedores, hemos conocido a nuestros clientes con cada mensaje de WhatsApp e Instagram. Nuestro producto se ha perfeccionado con los años. Nuestro propósito es el mismo: que todos se enamoren de nuestro Banana Bread.

No somos una empresa de grandes inversionistas y líneas de producción con tecnología de punta. Somos emprendedoras, comenzamos en la cocina de nuestro apartamento. En el 2015 comenzamos un camino de panes que no crecieron en el horno y varios que se quemaron. Ahora somos expertas. Entendemos que el banano está vivo, tiene su propio ritmo, madura constantemente. Sabemos combinarlo con diferentes ingredientes y jugar con las recetas para crear nuevos productos.
Nosotras mismas somos la fuerza de ventas de Banana Bread. Tenemos una relación directa con nuestros clientes. A través de WhatsApp e Instagram resolvemos preguntas sobre los productos; hablamos con las personas sobre sus cumpleaños y aniversarios; de vez en cuando les confesamos que la forma de la torta no quedó perfecta pero les garantizamos que el sabor nunca falla.
Durante estos años hemos hecho cientos de experimentos y probado incontables panes de banano. Cada uno ha sido un paso hacia la receta perfecta. Entendemos nuestros ingredientes, tenemos los mejores proveedores, hemos conocido a nuestros clientes con cada mensaje de WhatsApp e Instagram. Nuestro producto se ha perfeccionado con los años. Nuestro propósito es el mismo: que todos se enamoren de nuestro Banana Bread.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La historia de Banana Bread

Eugenia, mi hermana, cocinó el primer pan de banano para no probarlo. Yo estaba cumpliendo años. Ella quería hornear una torta para celebrar. Lo que no quería era la tentación de un postre hipercalórico en la nevera por el resto de la semana. Odiaba el banano. Supuso que si lo usaba en la receta, no iba a querer probar el resultado. El plan le falló. Todos en la casa, incluida ella, amamos el primer Banana Bread.

Supimos que teníamos un gran producto en las manos: un pan que parece torta, un sabor que conserva el gusto del banano pero lo transforma por completo. Entre las dos, además, sabíamos lo suficiente para emprender. Nacimos en Manizales pero estudiamos en Bogotá. Eugenia es diseñadora industrial, yo, administradora de empresas. Nos dedicamos a perfeccionar la receta. Pasamos de reposteras aficionadas a expertas en pan de banano.

Cuando empecé a venderlos en la universidad, me di cuenta de que mi hermana no era la única: había muchos escépticos del banano. Di muestras gratis hasta que todos se enamoraron de nuestro producto.

Ya teníamos dominado el sabor. Eugenia, sabía que faltaba un empaque que todos quisieran tener, llevar por la calle y poner en redes sociales. Con la ayuda del diseñador gráfico Juan David Jaramillo, buscamos un diseño sencillo, un patrón de bananos, un logo hecho a mano como cada uno de nuestros productos. Fundamos Banana Bread en el 2015. En un mundo de tortas de chocolate, brownies y muffins, el pan de banano no era la opción más obvia pero fue nuestra mejor elección. Desde que Eugenia horneó el primero, hemos logrado que miles de personas descubran su amor por Banana Bread.

Isabel Robledo, Co-fundadora de Banana Bread

Eugenia, mi hermana, cocinó el primer pan de banano para no probarlo. Yo estaba cumpliendo años. Ella quería hornear una torta para celebrar. Lo que no quería era la tentación de un postre hipercalórico en la nevera por el resto de la semana. Odiaba el banano. Supuso que si lo usaba en la receta, no iba a querer probar el resultado. El plan le falló. Todos en la casa, incluida ella, amamos el primer Banana Bread.
Supimos que teníamos un gran producto en las manos: un pan que parece torta, un sabor que conserva el gusto del banano pero lo transforma por completo. Entre las dos, además, sabíamos lo suficiente para emprender. Nacimos en Manizales pero estudiamos en Bogotá. Eugenia es diseñadora industrial, yo, administradora de empresas. Nos dedicamos a perfeccionar la receta. Pasamos de reposteras aficionadas a expertas en pan de banano.
Cuando empecé a venderlos en la universidad, me di cuenta de que mi hermana no era la única: había muchos escépticos del banano. Di muestras gratis hasta que todos se enamoraron de nuestro producto.
Ya teníamos dominado el sabor. Eugenia, sabía que faltaba un empaque que todos quisieran tener, llevar por la calle y poner en redes sociales. Con la ayuda del diseñador gráfico Juan David Jaramillo, buscamos un diseño sencillo, un patrón de bananos, un logo hecho a mano como cada uno de nuestros productos. Fundamos Banana Bread en el 2015. En un mundo de tortas de chocolate, brownies y muffins, el pan de banano no era la opción más obvia pero fue nuestra mejor elección. Desde que Eugenia horneó el primero, hemos logrado que miles de personas descubran su amor por Banana Bread.

Isabel Robledo, Co-fundadora de Banana Bread